28 mayo 2006

La Inducción

Esta es la historia verdadera de un estudiante de la Universidad Autónoma de Guadalajara al que sólo lo llamaremos el "Estudiante T" para proteger su identidad y resguardar su integridad física así como la integridad y las vidas de sus familiares y de sus seres queridos. Es un estudiante que en su juventud fué escogido para formar parte de esa sociedad secreta que opera en las entrañas de la UAG conocida como "Los Tecos". Está consciente de que si los dueños de la UAG se llegan a enterar de la identidad del que hizo estas revelaciones, la represalia no tardará en llegar en contra de él y en contra de sus seres queridos. Sabe que el revelar estos secretos es castigado con la pena de muerte. Sabe de sobra que la organización en la cual fué enrolado es una organización criminal controlada por gente de lo peor, gente infame que trata de justificar sus crímenes detrás de un catolicismo a ultranza tan falso como la lealtad que en vida mostró Judas Iscariote al Señor Jesús. Sin embargo, algo urgente lo impele a formular estas denuncias y revelaciones al pueblo de México pese al grave riesgo en que está poniendo su propia vida. Quizá porque ha tomado conciencia de que aquello en lo que fué enrolado nunca fué tan solo una simple organización estudiantil creada para proteger los intereses particulares de los dueños de la Autónoma de Guadalajara. Quizá porque tarde, muy tarde, se dió cuenta de que algo mucho más extenso se estaba urdiendo a espaldas del pueblo de México, algo siniestro, algo intrínsecamente perverso que jamás se conformaría con limitar su poderío tras las aulas de ese negocio particular fundado por Antonio Leaño Alvarez del Castillo. Y en tales circunstancias, el callar no solo es un acto de complicidad, sino que convierte al que calla en un sub-humano cuya indiferencia contribuye a entregar el destino de un país entero a gente maligna que sin dar la cara directamente pretende controlar las vidas de los demás moviéndolos como títeres a su antojo.

El Estudiante T fué reclutado por otro estudiante compañero suyo que estuvo preparando el terreno hablándole sobre cosas en las que el Estudiante T parecía estar de acuerdo, tales como el riesgo de que el comunismo en alguna de sus variantes (estalinista, maoísta, etc.) pudiera terminar echando raíces firmes dentro de México convirtiéndolo en una dictadura de corte marxista. Transcurridos algunos meses de estar preparando el terreno, su compañero preguntó si quería formar parte de un grupo estudiantil interesado en preservar a México como Nación independiente, si estaba dispuesto a luchar por el bien de México y de sus compatriotas mexicanos, a lo cual dijo que sí. En realidad, puesto de esa manera, ¿quién hubiera podido negarse?

Al día siguiente, fué citado por su contacto para verse con él por la tarde dentro de un aula vacía de la Autónoma de Guadalajara. Obviamente, para su contacto y quienes estaban detrás de él, sólo las mismas instalaciones de la Autónoma de Guadalajara podían considerarse como el único lugar completamente seguro para lo que se llevaría a cabo. Su contacto llevaba un cuestionario extenso, y eran muchas las hojas del cuestionario que tenía que llenar diligentemente. En la primera hoja de dicho cuestionario, aparecía el encabezado "Cruzada Nacionalista Estudiantil". No pasaría mucho tiempo sin que comprendiera el verdadero significado dado al término "nacionalismo". Era un "nacionalismo" con mucho en común al Nacionalsocialismo de Adolfo Hitler. Era en esencia un Nazismo adaptado a la realidad mexicana. Al final del cuestionario aparecía una advertencia que no se le olvidaría jamás, la advertencia de que si cometía alguna indiscreción o algún acto no autorizado por sus nuevos amos, firmaba con su puño y letra una aceptación suya "caiga sobre mí el castigo del traidor". En todo el tiempo mientras llenaba el cuestionario, su contacto permaneció cuidando la puerta de entrada al salón de clases para asegurarse de que no hubiera algún curioso no invitado.

Al llegar el final del cuestionario, titubeó por algunos momentos antes de poner su firma, y entonces un diluvio de pensamientos cruzaron su mente. Ya otros compañeros suyos de la ciudad de la cual era originario antes de trasladarse a Guadalajara para estudiar en la UAG le habían advertido algo sobre eso que llamaban "Los Tecos", algo imposible de comprobar directamente pero de lo cual se sospechaba. Y se preguntó a sí mismo: ¿Era esta "Cruzada Nacionalista Estudiantil" aquella organización secreta conocida como "Tecos" al servicio de los dueños de la UAG? Si lo era, y si se negaba a poner su firma completando el cuestionario, entonces podía dar por hecho de que sería expulsado de la UAG sin miramientos al día siguiente, porque después de todo al menos su contacto ya había expuesto su identidad como uno de los miembros de la organización, y el solo hecho de haber llegado hasta el punto de haberle entregado este cuestionario había revelado ya mucho, quizá demasiado, sobre los mecanismos de inducción y reclutamiento dentro de esa "Cruzada Nacionalista Estudiantil". Consideró que, a estas alturas, no le quedaba más remedio que seguirles el juego. No le quedaba más remedio que firmar. Lo tenían agarrado del pescuezo.

Pasados unos días, fué citado por su contacto en las afueras de una librería, y una vez que atendió la cita su contacto lo llevó caminando por varias calles siguendo una ruta sin rumbo fijo, errática, a la vez que su contacto se detenía volteando sin cesar de un lado a otro como si estuviese huyendo de la policía por algún crimen que acabado de cometer. Hasta que llegó a lo que parecía ser una casa particular de corte modesto, típica de las muchas casas de corte provinciano que hay en Guadalajara. Su contacto golpeó repetidamente la puerta con una sucesión de golpes espaciados de modo tal que parecía estar dando una contraseña en clave, sin la cual seguramente nadie le abriría la puerta. Al abrirse la puerta, mostrando lo que parecía ser una pequeña antesala de entrada, su contacto le pidió que tomara un asiento en la única silla que había en dicha antesala. Hecho esto, su contacto procedió a vendarle los ojos.

Pasaron unos minutos que parecían interminables. Por fin, fué tomado del brazo por su contacto y fué llevado con los ojos vendados hacia el interior de un cuarto a media luz, en donde se le retiró la venda. Aquí se dió cuenta de que, de hecho, tenía dos acompañantes, uno a cada lado suyo, que portaban unas antorchas encendidas. Al frente había una mesita puesta a manera de escritorio, con dos crucifijos y dos velas encendidas, detrás de la cual estaba sentado uno de los estudiantes de uno de los semestres superiores de la Escuela de Derecho, con un brazalete rojo puesto en su brazo. Había otros estudiantes de varios semestres de pie, algunos de los cuales pudo reconocer de inmediato pese a lo tenue de la luz, estudiantes que nunca se había imaginado que pudieran pertenecer a esta "Cruzada Nacionalista Estudiantil". Después de un ritual ceremonioso en el que se le volvió a extraer un juramento de lealtad, a él mismo se le puso un brazalete blanco como el que portaban los demás compañeros suyos. Obviamente, el color del brazalete y lo adornado que estuviera eran símbolos para el establecimiento de jerarquías. Esta impresionante ceremonia de iniciación, junto con los brazaletes y las antorchas, le trajo a la memoria algo que había visto en algunas películas: ¡las ceremonias y los rituales de reunión de los Nazis de Hitler!

Tras darle la bienvenida al grupo, de inmediato el líder al que todos tenían que rendirle cuentas le pidió que escogiera un seudónimo, el que quisiera. Aquí lo llamaremos "Serpiente" (no es posible aquí proporcionar aquí su verdadero seudónimo, porque esto proporcionaría de inmediato a los dueños de la UAG una manera fácil de identificar al "traidor" que está haciendo aquí todas estas revelaciones al pueblo de México). Se le hizo ver bien claro que por ningún motivo, bajo ninguna circunstancia, le era permitido utilizar su nombre real dentro de las reuniones a las que tenía que asistir puntualmente. Del mismo modo, fuera de las reuniones, por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia podía utilizar su seudónimo.

El seudónimo era importante porque en cada una de las reuniones tenía que entregar al líder un reporte escrito, firmado con su seudónimo, reportando todo, ABSOLUTAMENTE TODO lo que pudiera ser de algún interés para la "superioridad". Ya fuese algún descontento estudiantil en contra de algún maestro, cualquier cosa que vieran fuera de la universidad que pudiese afectar los intereses de la UAG, los movimientos y actividades de grupos de izquierda de otras universidades, los comentarios pro-izquierdistas hechos por algún político. Todo, absolutamente todo, tenía que ser presentado en un reporte escrito. "Serpiente" se imaginaba a estas alturas una pequeña biblioteca repleta de información recabada a lo largo de varias décadas a través de todos esos reportes, con informes y comentarios detallados acerca de muchas cosas. Una pequeña biblioteca que podría ser la envidia de varias agencias de inteligencia de varios países.

Aquellos reclutados dentro de esta organización secreta tenían que seguirse reuniendo semanalmente en esa casa particular de Guadalajara de corte modesto, muy posiblemente una de las casas que fueron utilizadas por la sociedad secreta conocida como la "U" fundada en los tiempos de la Guerra Cristera, y antes de llegar al lugar de reunión tenían que estar absolutamente seguros de que no habían sido seguidos por nadie. La membresía en este funesto club así como el lugar de reunión tenían que ser escondidos como un secreto supremo. Todo lo que era discutido en las reuniones también estaba juramentado como un secreto supremo. Esporádicamente, eran visitados en las reuniones por un contacto de orden superior, el cual portaba un brazalete rojo idéntico en todos respectos al brazalete usado por los Názis, excepto que en lugar de la cruz gamada de los Nazis estaba bien dibujada el águila bicéfala con la cual la UAG se simboliza a sí misma.

En las reuniones, el líder se encargaba de que todos se mantuvieran actualizados con el contenido de la propaganda típica de la extrema derecha. Se les obligaba a leer prácticamente todos los libros de Salvador Borrego, tales como "Derrota Mundial" y "América Peligra", así como los libros de Traian Romanescu tales como "La Gran Conspiración Judía" y "Traición a Occidente", los cuales basan sus argumentos en los mismos argumentos utilizados por el genocida Adofo Hitler: "los judíos se están apoderando del mundo urdiendo conspiraciones a espaldas nuestras, y a nosotros nos corresponde detenerlos recurriendo inclusive a lo mismo que lo que ellos están haciendo, a nosotros nos corresponde ganarles la partida". Lo que ninguno de los reclutas sabía era que el rabioso anti-judío Traian Romanescu, lejos de ser el profesor rumano que decía ser, era de hecho uno de los fundadores de la Autónoma de Guadalajara, Carlos Cuesta Gallardo. Lo que tampoco sabía ninguno de los reclutas era que una buena parte de la continuada publicación de los libros del tal "Traian Romanescu" así como las numerosas ediciones de los libros de línea dura radical de Salvador Borrego eran de hecho financiadas tras bambalinas por la Autónoma de Guadalajara. Todo partía de allí. Todo partía de la ciudad de Guadalajara hacia el resto de México y de Latinoamérica.

El paso del tiempo naturalmente dió lugar a la reflexión, y el Estudiante T, ahora "Serpiente", sentía algo andaba fundamentalmente mal en lo que le estaba sucediendo. Después de todo, sus padres con grandes sacrificios lo habían enviado de la provincia no a andarse fanatizando con la ideología de la extrema derecha sino a estudiar para culminar con una carrera profesional. En cierto sentido, la Universidad Autónoma de Guadalajara había traicionado cruelmente a los padres de este estudiante (y de muchos otros), esos padres de familia que confiaron ingenuamente en esta institución educativa para entregarle el porvenir de su hijo sin imaginar la realidad de lo que allí ocurría. Los padres del Estudiante T trabajaban ya bastante duro para poder costearle sus estudios y su manutención en Guadalajara, y pese a ello él estaba desviando el tiempo que debería dedicarle a sus estudios para andar trabajando también muy duro sin recibir remuneración alguna en actividades que no tenían absolutamente nada que ver con su carrera profesional.

Y esto último era quizá lo peor de todo. Se había convertido en un delator de sus propios compañeros. Inclusive se esperaba que fuera un delator de sus propios familiares, lo único que debía de importarle era la "causa" para la que estaba trabajando, lo único que le debía de importar eran los intereses de los dueños de la Autónoma de Guadalajara. Todo lo demás salía sobrando. Lo estaban convirtiendo en un traidor, en un esquirol, y todo a cambio de nada. Absolutamente de nada. Porque al fin y al cabo, las leyendas según las cuales quienes pasaban a formar parte de la organización estudiantil Tecos eran favorecidos por sus maestros en caso de tener problemas con alguna materia, las leyendas de que se les hacían descuentos especiales en sus colegiaturas, las leyendas de que recibían alguna remuneración en efectivo a cambio de lo que estaban haciendo, eran simplemente eso, puras leyendas. Lo único que no era una leyenda era la leyenda negra que pesaba sobre la Autónoma de Guadalajara, y esto era algo de lo que él ya era testigo presencial directo. Los dueños de la UAG le pedían todo a cambio de nada.

Siente que ha traicionado al verdadero sentido del catolicismo que le fué inculcado desde chico. Siente que le ha vendido el alma al diablo a cambio de nada. Ni siquiera puede ir con un confesor en la Iglesia Católica con el fin de procurar la absolución por los graves pecados en los que ha incurrido, porque pende sobre él la amenaza del castigo del traidor en caso de que ose revelar a cualquiera, así sea un confesor católico, todas las cochinadas en las que ha estado metido. Y habiendo sacerdotes amorales que utilizan su poder desde el púlpito para esconder su pedofilia y abusar sexualmente de niños inocentes a los cuales dejan lastimados con traumas psicológicos severos por el resto de sus vidas, es muy posible que haya sacerdotes que, infectados por el fanatismo de la extrema derecha, no vacilen en utilizar el secreto de confesión para dirigirse al pulpo radicado en Guadalajara que se está presentando ante todos ellos como el salvador de México. Porque si una cosa ha aprendido el Estudiante T al pasar a ser miembro de los Tecos, es que no se puede confiar en nadie. En nadie. Y el estigma de su membresía en esta organización funesta es algo que deberá llevar consigo por el resto de su vida. Porque si él creía que los Tecos son una organización estudiantil con actividades limitadas a lo que ocurra dentro de la UAG mientras son estudiantes, al ir pasando a semestres superiores se va enterando de que los Tecos son algo muchísimo más amplio que una simple organización estudiantil. Es algo que de hecho tiene más de medio siglo de existencia creciendo tras las sombras, no solo dentro sino también fuera de la UAG.

Conforme se acerca el día de su graduación, los amos a quienes sirve le hacen saber que se debe ir preparando para algo muy grande que se estará llevando a cabo en todo México bajo la guía de gente de la Autónoma de Guadalajara, algo que será capaz de dejar con la boca abierta a todos los que militan dentro de la siniestra sociedad Tecos. Le piden que cuando salga no deje de estar en contacto con su Alma Mater porque lo que habrá de salir de ella y lo que habrá de suceder tendrá una gran relevancia que pudiera cambiar el curso de la historia en México, y a él se le ofrece ser parte de este gran proyecto del cual no puede hablar nada con nadie. Todos sus años de entrenamiento en la secrecía, en las artes de la infiltración, en las artes de la traición, su devoción a la causa de la extrema derecha, será de gran utilidad para lo que se avecina. Lo que ocurrió en sus años de estudiante universitario tan sólo fue la preparación continuada para esto que pronto habrá de ser una realidad en todo México.

No lo sabe aún, pero es muy posible que aquello a lo que hacen referencia sus amos es la Organización Nacional del Yunque.

5 Comments:

Blogger fff said...

Pobre estudiante T, con la historia que relatas casi me haces llorar.

TODAS SON MENTIRAS VILES CREADAS POR LA MENTE DE QUIEN EN REALIDAD SI ES UNA PERSONA TRAUMADA

Atte.
ExUAG

viernes, 13 octubre, 2006  
Blogger goliath said...

Qué bárbaros con la historia de "La Inducción".
Ahora sí la pregunta obligada es: ¡de cual fumaron?
No cabe duda de la afición de Spectator por la Cábala y por el Talmud: "--al mejor de entre los cristianos, mátalo".dixit.
Con estas historietas no niegan la estrella de su sinagoga. Por todos los poros destilan su odio satánico contra lo bueno que aún existe en México como la sacrosanta UAG.
La historia de "T" se acerca a la de la Bruja de Blair, o a la del Exorcista o a Naranja Mecánica.
Puros cuentos, puro chacoteo.
Yo si les puedo refregar en su ganchuda nariz lo siguiente:
Se acuerdan de Pronya el "héroe" niño soviético que denunció a su padre ante los tribunales soviéticos judíos por que se robaba trigo del koljós para dar de coemr a suspobres hijos, por lo que fué ejecutado?
Se acuerdan de Shabra y Chatilla el crimen ritual que cometieron los judios -hemanos de raza de Spectator y adláteres- sobre humildes y desarmados palestinos en Libano?
Las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaky -únicas ciiudades católicas del Japón- lanzadas sobre inocentes japoneses por órdenes de Harry SALOMÓN Truman el hebreo presidente de los E.U.?
Y los 20 millones de inocentes asesinados por el judío José Stalin?
Y las víctimas de PolPot y Mao Tse Tung en China y Camboya que asicienden a más de 30 millones de seres?
Esas si son historias reales. Ha!, y la falsedad del diario de Ana Frank y su bolígrafo inventado en 1953 en Argentina...?
respondan anusim, .....y la Tchekas?, y los más de 100 campos de concentración enla URSS para ejecutar a opositores?
Y Alejandro Solyenitzyn ¡es un fantasma?
Hablen...hijos de la comida kosher, sepulcros blanqueados, raza de víboras, sinagoga de sataáns..Cristo dixit...
saludos al estilo......

miércoles, 01 noviembre, 2006  
Blogger heroanima said...

dios los perdone a ustedes por tricionar a su patria.
¿de que sectas de masones provienen ustedes?
desgraciado mi pueblo que ha caido
en las garras de jacob, desgaraciado mi pueblo que ha dado entrada al liberalismo por medio de la masoneria.
desgrciado mi pueblo, y tambien bendito, por haber soportado durante tanto años a personas de su calaña de traidores y vende patrias, exclavos de la internacional judia.
desgaciado mi pueblo por tener masones en el gobierno, y si mi pueblo sigue b'nai b'rith, sin duda perecera.
viva cristo rey!

miércoles, 08 noviembre, 2006  
Blogger goliath said...

Mujeres Maltratadas


Últimamente hay una gran campaña en A3 tv en favor de las mujeres maltratadas, y hay algo sorprendente en el anuncio de tal campaña: solo las mujeres defienden el maltrato, curioso, no?.
Las mujeres famosas, se solidarizan en la causa, que bonito gesto! Pero... qué pasa con los hombres? Les importa un bledo? Sólo maltratan? Qué quiere decir esto?

Seguimos con el concepto de que las mujeres maltratadas son personas de bajos estratos sociales, culturalmente pobres, y esposas de toxicómanos y borrachos parados, por eso las famosillas de la Tele se unen a ellas, no?? Que lástima!! Pobrecitas mujeres que no saben defenderse! Nada más lejos de la realidad!

En las clases sociales más bajas esto siempre se ha dado tristemente, por esos mal fundados principios machistas, por los problemas de paro y pocos recursos económicos que empujaban a estos hombres a la bebida y por lo tanto a reacciones abusivas y violentas contra sus mujeres. Ese es el mito, pero también realidad, pero no sólo eso!.

Los malos tratos no solo se dan en esos bajos estratos sociales, sino que, y cada día más, se dan en los más altos, pero esos, evidentemente, no se cuentan ni salen por la tele tardando mucho en denunciarse, quizás más que en los típicos casos que antes detallábamos. El stress, la ansiedad, los problemas psicóticos a causa del alcohol y las drogas no son ajenos a las altas clases sociales o intelectuales, ¿cuantos hombres con estudios superiores, agradables en la calle, atentos en el trato detrás de la mesa de un despacho, agreden física y psíquicamente a sus mujeres? muchísimos. Y estas mujeres callan, callan por vergüenza y por miedo, como las otras, pero no les convence un rostro de famosa animándoles a llamar al teléfono de ayuda a la mujer, quizás le convencería más el rostro de un hombre sincero, de un hombre sin más que le ayudara en su problema, sintiéndose solidario con ella.

Un hombre que se une a su desdicha, al igual que las mujeres, que le mostrara el lado tierno de lo que no tiene al lado por circunstancias varias.

Quizás sería más productiva una campaña de hombres y mujeres que concienciara a los hombres a no cometer ese triste delito vejatorio hacia la mujer, que simplemente restaura con violencia aquellas inseguridades que le llevan a hacerse fuerte en sus fracasos con lo que cree más débil a su lado. Quizás seria buena una campaña a favor de la grandeza de la mujer como madre, como compañera en la lucha diaria, quizás seria bueno dar una esperanza a esos hombres y mujeres que sucumben a los problemas del dinero y que permiten que este les amargue la existencia.

El problema siempre es el mismo, disfrazado de múltiples formas: paro (no hay dinero) stress (para conseguir dinero hay que trabajar más), ... y así podríamos seguir interminablemente.

España va bien, por eso las mujeres fallecidas a causa de los malos tratos en España en este último año ha aumentado en 14 con respecto al anterior año. Pero, para Antena3, es un problema de mujeres.

Pero la historia no acaba ahí, parece que llamando al teléfono de atención al que te indican, vayan a solucionarse todos los problemas de malos tratos como por arte de magia, o al menos que ellos te darán soluciones, se supone que son los salvadores de la mujer maltratada, no es así?? Pues no, no es así.

Cuando llama una mujer maltratada, como alguien que conozco, se encuentra con una mujer, sí, mujer como ella, probablemente no maltratada y desde luego no famosilla y nada solidaria, que sin ningún tipo de sentimiento hacia la maltratada, que evidentemente en el momento que toma la determinación debe estar recién agredida, llorando, dolorida y cuanto menos con pánico por las represalias por parte del agresor que habitualmente vive con ella. Esta voz que atiende el teléfono solo te dice, "ha denunciado?" , a quién? A la justicia??? A esa justicia española que al cabo de un año aun no ha resuelto tu problema y que para entonces puedes estar ya muerta? A esa justicia que sólo atiende tu caso cuando hay sangre? A esa justicia que sobresee los casos entre matrimonios por que casi nunca hay pruebas??? Bueno sí, hay que denunciar, por supuesto que hay que hacerlo, por lo menos eso, que conste oficialmente a pesar de las amenazas o incluso arrepentimientos del consorte, pero, la ayuda que reclama la agredida no es otra que la de la desamparada y presa del terror, no es momento de burocracias, sino de la acción más humanitaria ante la mujer agredida, la acogida y el asilo y la protección más inmediata.

Probablemente, las inmigrantes reciban mejor trato que las mujeres Europeas, debido a que son "el futuro de España" y son parte del mito para recoger votos electorales, solas, pobres, sin recursos... las blancas, que se lo paguen.

La Sociedad de la imagen y el falso bienestar. La sociedad del reality show que encuentra su carnaza en el maltrato y a la vez la expiación de su culpa lanzando campañas de solidaridad con ellas, que, desde el mismo momento que son tema de TV pasan a ser una anécdota más para ser burlada por los humoristas de turno, para que ese malatrato de convierta la anécdota comentada en los bares, para que esa anécdota sea vista insensiblemente por una sociedad ya decrépita y degenerada y que consiente que ante sus ojos, en la misma cafetería de un hipermercado un hombre pegue a su esposa y en el mismo Parking la asesine. Esa sociedad es la solidaria, sensiblera y ramplona que hace campañas a favor del maltrato a la mujer.

Ese es el apoyo que debemos dar a nuestras mujeres, tratarlas como las reinas que son, las madres que aseguran el futuro de la Raza y cuidan de su prole, codo a codo, con su esposo.

Walkiria

miércoles, 14 febrero, 2007  
Anonymous Anónimo said...

Cada quien habla de lo que le ha tocado vivir, no niego la existencia de los tecos, por que muchos de los que estudiamos algún día ahí, lo sabemos.Y miren que a mi en lo personal me toco el acoso estudiantil de un teco con grado jerárquico.

DJAS.
Propongo que esto se de mas a conocer y así es que DIOS perdone a quien traicione a la patria, a la constitución y a sus principios.

jueves, 11 marzo, 2010  

Publicar un comentario

<< Página Principal